Vitaminas de la fruta

Alimentos con vitaminas

Alimentos para una dieta rica en vitaminas

Las frutas son una fuente de muchas vitaminas y nutrientes esenciales, además de que nos gustan por su delicioso sabor. Contienen muchas vitaminas importantes que se necesitan para llevar a cabo reacciones bioquímicas esenciales para el crecimiento y el desarrollo humano.

Vamos a ver algunas frutas que están llenas de vitaminas, por lo que juegan un papel importante en los procesos de mantenimiento de la vida.

Las frutas contienen vitaminas que son necesarias para las reacciones bioquímicas vitales. La deficiencia de estas vitaminas puede producir la aparición de diversas enfermedades.

Vitaminas de la fruta

Reducen el riesgo de enfermedades mortales porque defienden al cuerpo frente a los dañinos radicales libres. Además, las frutas también son ricas en minerales y fibras y, por lo tanto, incluir una cantidad suficiente de frutas en tu dieta, te ayudará mucho a llevar una vida larga y saludable.

Frutas que contienen vitaminas

Vitamina A

Naranjas, sandías, moras, melocotones, kiwis y manzanas son algunas de las frutas ricas en vitamina A. Esta vitamina desempeña un papel crucial en la reproducción celular y la formación de las hormonas. Es esencial para la estimulación del sistema inmune y mejora la visión y el crecimiento del cabello. También promueve el crecimiento y desarrollo correcto de los huesos y los dientes. La deficiencia de esta importante vitamina puede desencadenar enfermedades como la ceguera nocturna, la sequedad de piel y la debilidad en los huesos y dientes.

Vitamina B1

La vitamina B1, también conocida como tiamina, se encuentra en bananas, peras, limones, frambuesas, naranjas, mangos, pomelos y piñas. Sin embargo, la mayoría de las frutas no son ricas en tiamina. Es una vitamina importante necesaria en el metabolismo de los hidratos de carbono o la conversión de carbohidratos en energía. También es importante para asegurar el funcionamiento normal del corazón, el sistema nervioso y los músculos. La deficiencia de vitamina B1 provoca una enfermedad conocida como beriberi, cuyos síntomas incluyen cansancio, entumecimiento de manos y pies, dolor muscular, pérdida de apetito y vómitos. Esta enfermedad a veces afecta el sistema cardiovascular y nervioso.

Vitamina B2

La vitamina B2 o riboflavina juega un papel significativo en la producción de glóbulos rojos, en el crecimiento y desarrollo del cuerpo y en la reproducción. Se puede encontrar en el kiwi, aunque la mayoría de las frutas no son grandes fuentes de vitamina B2. La riboflavina también es necesaria en el metabolismo de los hidratos de carbono.

Vitamina B3

La vitamina B3, conocida como niacina, se encuentra en plátanos, melocotones, sandías, kiwis y melones, y es esencial para el buen funcionamiento de los sistemas digestivo y nervioso. También es importante para una piel sana y un crecimiento normal. Una ingesta suficiente de vitamina B3 previene la aparición de la pelagra, enfermedad que causa trastornos gastrointestinales, dermatitis, confusión mental, insomnio e incluso demencia. La vitamina B3 también es necesaria en la liberación de la energía de los alimentos y para el buen funcionamiento de más de 50 enzimas.

Vitamina B5

La vitamina B5, conocida como ácido pantoténico, es esencial para el metabolismo de los alimentos (la liberación de energía de los alimentos) y se encuentra en naranjas y plátanos. También se requiere en la producción del colesterol, lo que facilita la fabricación de vitamina D y de las hormonas esteroides. Además, garantiza que el cuerpo utilice adecuadamente otras vitaminas y favorece un sistema digestivo sano.

Vitamina B6

La piridoxina o vitamina B6 juega un papel muy importante en el metabolismo de los hidratos de carbono, grasas y proteínas. Ayuda en la producción de anticuerpos, y por lo tanto juega un papel importante en el correcto funcionamiento del sistema inmune. También se requiere para la producción de glóbulos rojos y para el buen funcionamiento del sistema nervioso. La vitamina B6 se encuentra principalmente en bananas y sandías. Su deficiencia puede provocar náuseas, irritabilidad, insomnio, dermatitis, asma y alergias.

Vitamina B9

La vitamina B9 incluye el ácido fólico y el folato. El ácido fólico es necesario para el crecimiento celular y el desarrollo adecuado del embrión y por tanto, es muy importante que se tome bastante durante el embarazo. El folato es importante para la producción de los glóbulos rojos, del ADN y de algunas partes que constituyen el sistema nervioso. Fresas, moras, kiwis, naranjas y plátanos son fuentes importantes de vitamina B9.

Vitamina C

Esta vitamina se encuentra en abundancia en manzanas, plátanos, peras, naranjas, limones, ciruelas, fresas, frambuesas, moras, uvas, mangos y sandías. La vitamina C o ácido ascórbico es un antioxidante, es decir, previene contra la oxidación de los radicales libres, y por lo tanto, protege a los tejidos y a las células de ser dañadas. Es importante para la formación del colágeno, los cartílagos, los vasos sanguíneos y los músculos. También facilita la absorción de hierro y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de cáncer. La deficiente ingesta de vitamina C puede provocar escorbuto, cuyos síntomas incluyen sangrado en las encías, pérdida de peso, irritabilidad y heridas que no se pueden curar fácilmente.

Vitamina E

La vitamina E también es un antioxidante que protege a los tejidos del cuerpo y a las células de posibles daños provocados por los radicales libres. También ayuda en la formación de las células rojas de la sangre, la circulación sanguínea y la protección de la membrana celular. La vitamina E es también esencial para la correcta utilización de la vitamina K.

Artículos relacionados con Vitaminas de la fruta